Abierto el registro al Programa «SPC 16» hasta el 18 de Abril.

Abierto el registro al Programa «SPC 16» hasta el 18 de Abril.

Abierto el registro al Programa «SPC 16» hasta el 18 de Abril.

La próxima oportunidad para sumarte

estará disponible

del 1 al 5 de diciembre

Me llamo Evelyn

Me llamo Evelyn

Me llamo Evelyn

Me llamo Evelyn

Te comparto algunas ideas que pueden ayudarte a interpretarme, y a hacer sentido de por qué y desde qué espacio interno me dedico de forma consistente —desde hace más de dos décadas— a lo que hago.

Te comparto algunas ideas que pueden ayudarte a interpretarme, y a hacer sentido de por qué y desde qué espacio interno me dedico de forma consistente —desde hace más de dos décadas— a lo que hago.

Te comparto algunas ideas que pueden ayudarte a interpretarme, y a hacer sentido de por qué y desde qué espacio interno me dedico de forma consistente —desde hace más de dos décadas— a lo que hago.

Te comparto algunas ideas que pueden ayudarte a interpretarme, y a hacer sentido de por qué y desde qué espacio interno me dedico de forma consistente —desde hace más de dos décadas— a lo que hago.

Mi infancia y adolescencia estuvieron cargadas de dualidad: la alegría-curiosidad convivía con el dolor-rabia; con sentimiento de no pertenecer, de ser inadecuada, insuficiente.

Tuve un padre narcisista, rígido y dominante y una madre amorosa, sensible y sumisa —primos hermanos, por cierto— que nos amaban a mí, mis dos hermanas mayores y hermano menor, desde su dolor y desconocimiento producto de sus historias y respectivas crianzas.

El trauma ha sido hilo conductor en mi familia.

Así se fueron dando adicciones por aquí y relaciones disfuncionales por allá.

Mi relación de amor-odio con mi padre activó mi periplo por psicoterapeutas a los 19 años, luego que mi padre me botara de la casa. Yo buscaba explicarme el por qué de tanto dolor vivido y sanar lo que sentía herido.

Mi vida «adulta» inició a la fuerza, muchas veces tomando caminos auto-destructivos, de poco bienestar y seguridad.

Drama. Años de mucho drama en mis relaciones amorosas, como expresión y consecuencia de mi trauma infantil.

Mi infancia y adolescencia estuvieron cargadas de dualidad: la alegría-curiosidad convivía con el dolor-rabia; con sentimiento de no pertenecer, de ser inadecuada, insuficiente.

Tuve un padre narcisista, rígido y dominante y una madre amorosa, sensible y sumisa —primos hermanos, por cierto— que nos amaban a mí, mis dos hermanas mayores y hermano menor, desde su dolor y desconocimiento producto de sus historias y respectivas crianzas.

El trauma ha sido hilo conductor en mi familia.

Así se fueron dando adicciones por aquí y relaciones disfuncionales por allá.

Mi relación de amor-odio con mi padre activó mi periplo por psicoterapeutas a los 19 años, luego que mi padre me botara de la casa. Yo buscaba explicarme el por qué de tanto dolor vivido y sanar lo que sentía herido.

Mi vida «adulta» inició a la fuerza, muchas veces tomando caminos auto-destructivos, de poco bienestar y seguridad.

Drama. Años de mucho drama en mis relaciones amorosas, como expresión y consecuencia de mi trauma infantil.

Mi infancia y adolescencia estuvieron cargadas de dualidad: la alegría-curiosidad convivía con el dolor-rabia; con sentimiento de no pertenecer, de ser inadecuada, insuficiente.

Tuve un padre narcisista, rígido y dominante y una madre amorosa, sensible y sumisa —primos hermanos, por cierto— que nos amaban a mí, mis dos hermanas mayores y hermano menor, desde su dolor y desconocimiento producto de sus historias y respectivas crianzas.

El trauma ha sido hilo conductor en mi familia.

Así se fueron dando adicciones por aquí y relaciones disfuncionales por allá.

Mi relación de amor-odio con mi padre activó mi periplo por psicoterapeutas a los 19 años, luego que mi padre me botara de la casa. Yo buscaba explicarme el por qué de tanto dolor vivido y sanar lo que sentía herido.

Mi vida «adulta» inició a la fuerza, muchas veces tomando caminos auto-destructivos, de poco bienestar y seguridad.

Drama. Años de mucho drama en mis relaciones amorosas, como expresión y consecuencia de mi trauma infantil.

Mi infancia y adolescencia estuvieron cargadas de dualidad: la alegría-curiosidad convivía con el dolor-rabia; con sentimiento de no pertenecer, de ser inadecuada, insuficiente.

Tuve un padre narcisista, rígido y dominante y una madre amorosa, sensible y sumisa —primos hermanos, por cierto— que nos amaban a mí, mis dos hermanas mayores y hermano menor, desde su dolor y desconocimiento producto de sus historias y respectivas crianzas.

El trauma ha sido hilo conductor en mi familia.

Así se fueron dando adicciones por aquí y relaciones disfuncionales por allá.

Mi relación de amor-odio con mi padre activó mi periplo por psicoterapeutas a los 19 años, luego que mi padre me botara de la casa. Yo buscaba explicarme el por qué de tanto dolor vivido y sanar lo que sentía herido.

Mi vida «adulta» inició a la fuerza, muchas veces tomando caminos auto-destructivos, de poco bienestar y seguridad.

Drama. Años de mucho drama en mis relaciones amorosas, como expresión y consecuencia de mi trauma infantil.